Reseña de El librero de Roald Dahl

Las horas con Roald Dahl son siempre provechosas

Todos conocemos a Roald Dahl por cuentos como Matilda, Charlie y la fábrica de chocolate o James y el melocotón gigante. Pero el escritor galés tuvo una prolífica obra que merece la pena ser seguida de cerca, sobre todo porque sus cuentos siempre aportan algo intangible entre inesperado y sorprendente. Desde Nórdicalibros, aprovechando el centenario de su nacimiento, están editando algunos de sus títulos de manera ilustrada. Hoy os traigo El librero, publicado por primera vez en 1987 -pocos años antes de su prematura muerte por leucemia en 1990- en la revista Playboy (sí, suena raro, pero así fue).

El librero cuenta la historia de William Buggage y su ayudante, la señorita Tottle, quienes regentan la librería “William Buggage. Libros raros”, situada en Charing Cross Road (calle librera por excelencia en Londres). Una librería en principio anodina, pero la quietud y el silencio de sus pasillos puede resultar engañosa. Una librería atípica porque el cliente es quien debe pasar a la trastienda para que le cobren unos libros que no tienen el precio marcado. Pero esta librería, en apariencia atípica y anodina, es solo una tapadera. Ni Buggage ni Tottle prestan demasiada atención a la venta de libros. Prefieren, más bien, leer cada día los obituarios, así como su obra favorita: el Who’s Who. Estoy de acuerdo con Victoria Mena, en que este cuento de Dahl se aleja de su universitario fantástico para centrarse en algo más mundano, y quizás por ello tiene que tirar de ironía y sarcasmo: “lo que ocurre dentro de esta librería se asemeja más a la vida misma y hay veces que una dosis de crudo realismo, magistralmente escrita, es todo lo que el lector necesita”.

El texto de Dahl funciona por sí mismo, pero las ilustraciones de Federico Delicado son incisivas, recogen perfectamente el tono y el ambiente del cuento y los caracteres de los personajes. Gracias a ellas el libro gana en presencia, en atractivo y en profundidad.

Tengo entendido que Nórdica ya ha editado otro cuento más, La cata, y que vendrán otros títulos. Merece la pena seguir de cerca esta colección, no solo las obras de Dahl, sino en general los Nórdicailustrados. Aquí ya reseñamos La muerte de Iván Ilich de Tolstói, y la semana que viene os traeré uno de Dostoievski. Así que, os recomiendo que sigáis esta veta de literatura de cerca, os puede dar muy buenos ratos de lectura.

¡Nos vemos en la próxima reseña!

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: