Reseña de Knockemstiff de Donald Ray Pollock

A través de estos relatos Pollock recrea un cuadro sucio y descorazonador de la vida rural americana

Mi acercamiento a Pollock vino con El banquete celestial, que me pareció una genialidad. Con esa lectura situé a Pollock en mis referentes para retratar el salvaje Oeste. Tras aquella obra de arte me compré Knockemstiff, un conjunto de relatos ambientados en un pueblo ficticio del estado de Ohio. Random House todavía no había editado El diablo a todas horas que ya tengo en mis estanterías de libros pendientes.

En estos relatos Pollock recrea un ambiente rural enrarecido, hostil, sórdido del que es imposible huir y talla en piedra el destino de sus personajes sin posibilidad de salva o rendención. Todos están condenados por diferentes motivos. Pollock abusa de algunos estereotipos y carga sus ambientaciones de drogas, sexo homosexual, prostitutas, hijos abandonados, coches, personas con discapacidad o enfermas, en definitiva, una decadencia absoluta que impregna los relatos como aquel chapapote gallego a las gaviotas. De esta forma, Pollock se convierte para mí en una especie de Kent Haruf beat. Personalmente me parecieron salvables los relatos La vida real, el Hoyo de la Dinamita, Gigantomaquia, Domingo de lluvia y Hondonada. Y me parecieron bastante interesantes y destacando sobre el resto los dos últimos: Honolulú y Los combates. Estos relatos son los únicos cuyos protagonistas son personas jodidas que intenta hacer las cosas bien, el resto de relatos tienen protagonistas que solo van a peor, se resbalan en su pozo y cada paso que dan se hunden más en la mierda, y eso es algo a destacar también en Pollock: su capacidad para narrar el momento preciso en el que la vida de unos personajes que viven en el filo del abismo, cuyas vidas penden de un finísimo hilo, se va definitivamente a la mierda por una decisión equivocada que, como la gota que colma el vaso, acaba con sus posibilidades de salvación.

Estoy de acuerdo con la crítica de Kiko Amat en que Pollock logra aquellos que “casi nadie había logrado retratar al más extremo lumpen aldeano yanqui de un modo tan crudo, real, sincero, poco afectado y, a la vez, sin caer en la condescendencia, compasivo”. Sea como fuere eso también es mérito de Pollock que, sin estar a la altura de Steinbeck o Faulkner, dibuja un cuadro sucio y descorazonador de la vida rural americana. Yo estoy deseando sentarme con El diablo a todas horas, así que no puedo por menos que recomendaros estos relatos. Creo que pueden dar aliento entre dos novelas densas y profundas.

¡Nos vemos en la próxima reseña!

2 comentarios sobre “Reseña de Knockemstiff de Donald Ray Pollock

Agrega el tuyo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: