Una sorpresa inesperada

Captura de pantalla 2017-07-21 a las 9.16.22

“Porque hay cosas que pueden ser escritas, pero no quieren ser leídas; cosas que nos reclaman ser dueños de nuestros límites, como cuando hablamos a solas desgranando los traumas que nos duelen, lindando la frontera de la cordura porque nadie nos ve. Y sabemos que caminamos cerca del umbral donde esos traumas nos excederían si salimos a la calle, si de pronto alguien nos escucha recitando nuestros recuerdos en la plaza del pueblo con la mirada perdida en la fuente o en la barandilla que separa plaza de acantilado. Hay cosas que necesito decir, pero que no quiero decirles”.

El libro se las trae. Es duro, directo, íntimo, agotador, reflexivo. Es una historia con la que es difícil igualarse, pero con la que yo me identifico en las consescuencias. No se me ha muerto un hermano (y que nunca me pase) pero cada vez soy más introspectivo, cerrado, reservado, hermético, y esto solo puede ser resultado de mis problemas. Por eso el libro me duele, porque me identifico. Y me ha llevado a sitios de mi mismo donde sólo había telarañas, nunca había entrado. Esto también es necesario.

Léanlo si se atreven.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: